blurred-Su confesi贸n durante la tormenta de nieve
Su confesi贸n durante la tormenta de nieve
4 min.

Su confesi贸n durante la tormenta de nieve

Fandom: The Legend of Zelda Breath of the Wild

El sonido de los sollozos de la princesa de Hyrule hac铆a eco en los pilares de blanco cristal que conformaban la Fuente de la Sabidur铆a. La nieve ca铆a, blanca y silenciosa, mientras las heladas aguas flu铆an por peque帽as cascadas a los extremos. Zelda, frente a la escultura de la diosa Hylia, se encontraba con un aspecto sombr铆o y de clara derrota; ten铆a los ojos hinchados por el llanto, los labios amoratados y la piel m谩s blanca de lo normal por las largas horas que llevaba sumergida, orando. Era evidente que la comida contra el fr铆o hab铆a perdido su efecto hac铆a un tiempo.

El r谩pido chapoteo provocado por el andar de Link sobre las aguas fr铆as hizo que la princesa levantara la vista. El hylian alz贸 por el brazo a la princesa y, tras ponerla en pie, procedi贸 a cargarla en brazos para salir juntos de la fontana. La joven rubia dej贸 escapar un grito at贸nito y un leve color rojizo apareci贸 en sus entumecidas mejillas.

鈥擫ink, espera 鈥攕e apresur贸 a pronunciar tras recuperarse de su asombro鈥. 驴Qu茅 haces? D茅jame. 驴Ad贸nde me llevas?

El caballero no respondi贸, como era lo usual en 茅l. Abraz贸 con fuerza a la princesa en un intento por protegerla del viento invernal que empez贸 a correr con m谩s intensidad. Los blancos copos de nieve, que antes hab铆a descendido tranquilamente, ahora se presentaban en todas direcciones con una frecuencia superior.

鈥擝谩jame ahora mismo 鈥攐rden贸 la princesa鈥. Debo seguir orando si no鈥 si no鈥 鈥攕e rode贸 a s铆 misma con ambos brazos, temblando m谩s por enojo que por fr铆o.

鈥擜s铆 no 鈥攔eplic贸 el joven espadach铆n鈥. As铆 no es como lo va a conseguir, no a este precio que planea pagar.

Las botas mojadas de Link se hundieron en la nieve, que gradualmente iba creciendo. Zelda ya no protest贸 m谩s, el verlo tambi茅n con los labios viol谩ceos y la cara p谩lida, el toque g茅lido de sus manos sobre su tambi茅n congelada piel, la hizo pensar que realmente se hab铆a excedido al exponerlos a tal situaci贸n. Bajaron por la nevada escalinata hasta el claro m谩s pr贸ximo donde, anteriormente, hab铆an levantado un improvisado refugio entre las rocas de la monta帽a. Link puso en pie a la princesa y procedi贸 a cubrirla con la manta que hab铆a reservado exclusivamente para ella antes de emprender la subida. Arrim贸 unas cuantas maderas y, con ayuda del pedernal que siempre guardaba en su alforja, encendi贸 una improvisada fogata. La princesa se sent贸 en silencio, intentando calentarse.

鈥擸o s茅 鈥攄ijo de pronto el hylian, de pie y con los ojos clavados en las llamas鈥. Yo, entiendo c贸mo es que se siente.

La mirada de la princesa, al escuchar inicialmente aquellas palabras, fue de molestia, pero el ver el rostro preocupado de su caballero asignado la hizo desistir de ejercer r茅plica alguna hacia aquella declaraci贸n.

鈥擱ealmente, cr茅ame, lo s茅 鈥攃ontinu贸 Link t铆midamente鈥. S茅 c贸mo puede ser frustrante el no poder controlar estas cosas por m谩s que uno quiera 鈥攄ijo mientras apretaba los pu帽os con fuerza鈥. En un principio, cuando todos los ojos estaban sobre m铆, tem铆 no poder cumplir con sus expectativas. Era s贸lo un ni帽o, mientras m谩s destreza yo demostrara, eran m谩s las peticiones que se me daban. Los entrenamientos, casi d铆a y noche; el r茅gimen que uno debe cumplir al alimentarse, los enfrentamientos con adversarios cada vez m谩s poderosos. Y, cuando escuche por primera vez esa voz, la voz 鈥攕e paus贸 por un breve instante鈥. No puedo mentirle, por un instante quise dejarlo, negarme a este destino, a lo que significa enfrentar a Ganon.

A Link le tembl贸 la voz levemente antes de detenerse a s铆 mismo. El nudo que se le hizo en el est贸mago le provoc贸 suspirar quedamente. Zelda continu贸 abrazada a su manta, con la vista clavada en el fuego; hab铆a estado escuchando cada palabra tan atentamente que el crepitar de las maderas al consumirse la hizo respirar nuevamente. La ligera nevada hab铆a quedado atr谩s y ahora se manifestaba sobre ellos como una profusa nevasca que bamboleaba su humilde albergue.

鈥擡l camino es largo hasta el pie del Monte Lanayru 鈥攅xclam贸 Link, de repente, con una voz m谩s avivada鈥. Ya no tenemos m谩s ingredientes para preparar la comida para resistir el fr铆o 鈥攕e dej贸 caer junto a la princesa sin mirarla鈥. Cuando haya amanecido, ir茅 a buscar m谩s chiles abrasadores y volveremos. Yo la proteger茅 siempre, sin lugar a duda. Conf铆e en eso.

Zelda no supo si el rubor en las mejillas de Link era debido al calor del fuego, al fr铆o extremo o producto de su esfuerzo por animarla, pero le pareci贸 agradable ver ese t铆mido semblante.

鈥擫o he intentado todo, 驴sabes? He orado sin ceder a las aguas de las fuentes, he agotado mis fuerzas emocionales, mis ideas, mi paciencia y a煤n as铆 todos piensan que soy inmadura, irresponsable e incapaz, que soy un fraude 鈥攄ijo Zelda al acurrucarse junto al espadach铆n鈥. Link, estoy tan asustada.

Aquellos ojos azules se le llenaron de unas l谩grimas que r谩pidamente sec贸 con la orilla de la manta.

鈥擸 es v谩lido 鈥攄ijo Link con un tono m谩s firme al que hab铆a estado usando鈥. Usted y yo sabemos que la vida de toda esta tierra, aunque est茅n los guardianes, las bestias sagradas y sus pilotos apoy谩ndonos, es nuestra responsabilidad, suya y m铆a, de nadie m谩s. Sin embargo, s茅 que la diosa Hylia no nos abandonar谩, que no la abandonar谩.

鈥斅緿e verdad lo crees?

鈥擫o creo realmente porque as铆 es como ya lo he escuchado 鈥攑ronunci贸 Link, con un esbozo de sonrisa al ver el rostro de la princesa.

Zelda desvi贸 la vista hacia la espada que sella la oscuridad, la cual colgaba de la espalda del h茅roe elegido. Suspir贸 y cubri贸 parte de la espalda de Link con la manta.

鈥擣inalmente volteas a verme sinceramente, 驴eh? 鈥攄ijo casi para s铆 misma.

Link arque贸 las cejas con cierta confusi贸n, al no escuchar por completo las palabras que la joven hab铆a pronunciado.

鈥擭o s茅 qu茅 nos depara este futuro y si realmente el poder de la diosa despertar谩 en m铆, pero voy a creer en lo que me est谩s diciendo, Link, y cuando amanezca, lo haremos de nuevo, juntos 鈥攍a princesa elev贸 la vista hasta encontrarse con los ojos azules que le acompa帽aban鈥. T煤 y yo, todos los campeones, venceremos a Ganon 鈥攍evant贸 el pu帽o frente a ella.

鈥擨ncluso, si despertara su poder, princesa, yo jam谩s voy a soltarla 鈥攕in pensarlo, Link tom贸 entre las suyas el tembloroso pu帽o de la princesa de Hyrule.

鈥斅縎abes? 鈥攍a joven soberana jug贸 con la mano de su caballero asignado鈥, t煤 siempre puedes llamarme Zelda 鈥攕onri贸.

A la ma帽ana siguiente, Link recolect贸 y prepar贸 su receta contra el fr铆o. Ambos bajaron del Monte Lanayru y se encontraron con los cuatro campeones restantes. Tras dar la triste noticia del nulo avance de la princesa, ella recibi贸 agradables muestras de apoyo. La tierra de Hyrule se sacudi贸 hasta sus confines y la inesperada nube negra que personificaba a Ganon finalmente se levant贸 sobre el castillo. Los cuatro campeones marcharon hacia sus bestias sagradas, conociendo su fat铆dico destino, mientras Link, como hab铆a prometido, haciendo uso de su pen煤ltimo aliento, protegi贸 a la princesa Zelda sin soltar su mano.

1 de mayo de 2020 Mary Tonomura Fanfiction N煤mero 10 Romance Aventura

Todo es hermoso
Manhattan Skyline
Relieves